“Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida”. Encuentro provincial y visita del Ministro General

Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida

“Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida”. Encuentro provincial y visita del Ministro General

EL SUCESOR DE SAN FRANCISCO DE ASÍS EN SU PASO POR SALTA

Los pasillos del Convento San Francisco tenían amplia concurrencia semanas previas al evento. Muchos asuntos ocupaban la agenda de los encargados del encuentro que cada día se hacía más próximo. Finalmente el día tan esperado llegó.

De izquierda a derecha: Fr. Miguel Hilal, Fr. Michael Perry y Alfredo Soto (Prensa) en el Aeropuerto.

 

Michael Anthony Perry es el Ministro General de la Orden de Frailes Menores en el mundo, y en su recorrido por las provincias de Latinoamérica decidió visitar y quedarse en Salta para el Encuentro que se daría a llamar: “Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida”, que además contaría con la presencia del definidor general fr. Ignacio Cejas ofm y setenta frailes, novicios y postulantes de la Provincia San Francisco Solano.

El sucesor de San Francisco de Asís arribó a nuestra ciudad el Sábado 22 de Abril a las 18.30 hs en el Aeropuerto Internacional de Salta. En este lugar se encontraban esperándolo el Ministro Provincial fr. Daniel Fleitas, el guardián de la casa fr. Miguel Hilal y fr. Cluadio Ezquiza, entre otros hermanos menores de la Provincia. Con el Ministro, el definidor y los hermanos dispuestos, todo se encontró en orden para que el Encuentro que muchos esperaban por fin diera comienzo.

HUÉSPED DE HONOR

El intendente de la Ciudad, Gustavo Sáenz, también estuvo presente en el recibimiento del Ministro General Michael Anthony Perry ofm. Además de un presente, le entregó las llaves de la ciudad y lo declaró Huésped de Honor.

Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida

LOS FRANCISCANOS UNIDOS EN UNA SOLA ORACIÓN

 

Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida

Frailes, novicios y postulantes de la Provincia San Francisco Solano junto al Ministro y al Definidor General de la Orden.

 

El domingo 23 de Abril a hs 20 la Familia Franciscana se unió en oración. Los frailes que participaban del Encuentro Provincial “Hermanos y Menores en nuestro tiempo y en salida” se unieron a toda la comunidad de la Basílica San Francisco para celebrar juntos la “Misa de la Familia Franciscana”. El grupo de Oración de la Casa de Retiro Padre Misericordioso, la Tercera Orden, la Comunidad Educativa Franciscana, la fraternidad de Jóvenes La Porciúncula, y todos los que participan de esta gran Familia fueron partícipes de la Celebración presidida por el Ministro General de la Orden fr. Michael Anthony Perry ofm.

Entre armoniosos cantos, plegarias y mucho entusiasmo, los franciscanos compartieron el Pan de Vida. Finalizando la misa, los hermanos menores entraron en procesión a la santa imagen de la Virgen de la Peña, imagen que se quedará de forma permanente en la Basílica San Francisco.
Seguidamente y para finalizar esta noche especial, la comunidad se trasladó al patio de la Escuela San Francisco para compartir la Cena de la Familia Franciscana. Hombres, mujeres, niños y jóvenes, todos unidos por la misma fe, fueron testigos de una velada única, especial para compartir y celebrar.

Imagen de la Virgen de la Peña en la Misa de la Familia Franciscana.

 


TE OFRECEMOS ESTE VINO Y ESTE PAN

El momento del ofertorio de la Misa de la Familia Franciscana se convirtió en un momento de gran sorpresa y alegría para muchos. Dos jóvenes de la Fraternidad La Porciúncula vestidos de paisana y gaucho salteño, realizaron la procesión de ofrendas de una manera particular: danzando. Acompasados con las armoniosas voces del coro, recorrieron la nave principal de la Basílica acercando entre pasos y baile, el Cáliz de Vida al Ministro General de la Orden, quien presidía la celebración. Luego de un respetuoso saludo, el gesto finalizó con un caluroso aplauso que fue brindado por la comunidad.

TE OFRECEMOS ESTE VINO Y ESTE PAN

TE OFRECEMOS ESTE VINO Y ESTE PAN
El momento del ofertorio de la Misa de la Familia Franciscana se convirtió en un momento de gran sorpresa y alegría para muchos. Dos jóvenes de la Fraternidad La Porciúncula vestidos de paisana y gaucho salteño, realizaron la procesión de ofrendas de una manera particular: danzando. Acompasados con las armoniosas voces del coro, recorrieron la nave principal de la Basílica acercando entre pasos y baile, el Cáliz de Vida al
Ministro General de la Orden, quien presidía la celebración. Luego de un respetuoso saludo, el gesto finalizó con un caluroso aplauso que fue brindado por la comunidad.

NO EXISTEN FRONTERAS PARA LA PAZ

El martes 25 de abril, el convento San Francisco se convirtió en la Casa de Todos. La comunidad salteña fue testigo de un evento único en la provincia y en el mundo: La celebración interreligiosa y Ecuménica por la Paz. Los frailes, novicios y postulantes de la Provincia San Francisco solano junto al
Ministro General de la Orden y el Definidor General, líderes de diversos credos, organizaciones no gubernamentales, instituciones provinciales, autoridades, elencos de la UCASAL, la comunidad franciscana y el pueblo salteño, se convocaron a hs 18 en el patio principal del convento San Francisco para participar de la tan esperada Plegaria por la Paz.

UNA TARDE INOLVIDABLE

UNA TARDE INOLVIDABLECon toda la comunidad reunida, el evento dio inicio con las palabras dirigidas por el Ministro Provincial fr. Daniel Fleitas ofm. Seguidamente se entonaron las estrofas del Himno Nacional de la mano de la Banda de Música M. Miguel de Güemes. Los elencos de la UCASAL “Antiqua Camera e Il Flautario” acompañaron la musicalización con las voces de Fernando Oyarzún y Magdalena Soria, bajo la dirección del Maestro Jorge Lhez.

PLEGARIA POR LA PAZ

Con una tarde que acompañó el evento durante las horas que duró, el Jardín Principal del convento se poblaba más y más de personas que sin importar sus creencias se unían en una sola oración: La Paz en el mundo. Después de las palabras del Ministro Provincial y la emotividad del Himno Nacional, líderes y representantes de diversos credos se dispusieron a compartir su Plegaria Por la Paz. Entre ellos se encontraban: el Pastor Guillermo González Anderson, Señora Pastora de la Iglesia Evangélica Metodista de Salta. Dra. Anahí Alberti Damaso, Presbiterio de la Iglesia de San
Andrés, Iglesia Anglicana Argentina: al Reverendo Hans Breekveldt, Responsable para el NOA de la división femenina de la Soka Gakkai Internacional, organización laica que practica el Budismo de Nichiren Daishonin: la Lic. Mercedes Arais, por la Misión San Francisco de Pichanal, la oración de la señora Silvia Erásmo. Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa del Patriarcado de Antioquia: Reverendo Padre Adolfo María Barrionuevo.
Asociación Civil Cultural Yerrahi para la Difusión del Islam, órgano de la orden Musulmana Sufi Halveti Yerrahi de Argentina, representando a la Comunidad Judía de Salta: Rabino Rafael Tauil. Señor Arzobispo de la Arquidiócesis de Salta de la Iglesia Católica: Monseñor Mario Antonio Cargniello. Cada representante hizo uso de la palabra para expresar su plegaria particular por la Paz. Un clima de mucha emoción y respeto se generaba en todos los presentes.

PLEGARIA POR LA PAZ

“Te pedimos por la Paz en Medio Oriente, en África, en Asia, en
Venezuela, en Europa. Especialmente por la República Árabe de
Siria, sede de nuestro Patriarcado de Antioquía. Te pedimos por
sus refugiados, por aquellos que se quedaron, que viven allí y
necesitan de tu oportuno socorro” Reverendo Padre Adolfo María
Barrionuevo

 


“Te pedimos que […] nunca en nombre de la religión nosotros
sembremos la desconfianza, violencia, pero tampoco en nombre
de ningún otro motivo. Te pedimos Señor que pacifiques nuestro
corazón y que nos hagas capaces de sembrar la Paz”. Monseñor Mario Antonio Cargniello

 

 


“Oh Jesús, tu que nos enseñaste y practicaste la Paz en este mundo,
concédenos en armonía con nuestras familias y dale paz y tranquilidad
a nuestros espíritus y corazones para que esa misma Paz sea
esparcida en nuestros hogares”. Reverendo Hans Breekvelt.

 

 


“Oh Dios de toda la humanidad, quien ha bendecido este planeta
con diversidad […] implanta el amor, la fraternidad, la paz y la armonía
entre los diversos credos, entre todos los seres humanos,
entre marido y mujer, padres e hijos”. Rabino Rafael Tauil

 

 


“También queremos la Paz en el mundo pero Padre que no
olvidemos que el mundo en el cual estamos también es nuestro
entorno y ahí tenemos que encender la luz de tu Paz”.
Pastora Dra. Anahí Alberti Dalmaso

 

 


“Pedimos por las familias que sufren la violencia producto del
abuso de sustancias psicoactivas, hogares que se destruyen, sociedades
que se desconocen, mujeres y niños víctimas de la violencia
como consecuencia de la falta de tu amor”. Pastor Guillermo González

 

 


“Cuando seamos llamados el momento del Día del Juicio, […] que
nuestro libro, el libro individual, la vida de cada uno, haya sido un
testimonio en la práctica y que muchos se hayan beneficiado de
las acciones de nuestro corazón”. Suleyman Ernesto Geddes

 

 


“Nosotros como abuelas y abuelos, mamás, tías, tíos, hacemos
lo posible de enseñar a nuestros hijos, nuestros nietos, nuestros
descendientes, así como nuestros abuelos nos enseñaron a nosotros
a seguir la Palabra de Dios”. Sra. Silvia Erásmo

 

 


“Nos esforzamos diariamente para contribuir en nuestras comunidades
y cooperar con asuntos acuciantes de índole global como
ciudadanos del mundo”. Lic. Mercedes Arais

 

 

 

EL MENSAJE DEL MINISTRO GENERAL

Finalizada la plegaria de cada líder, el Ministro General de la Orden Michael Perry, subió al escenario para expresar su mensaje por la Paz. Entre otras palabras anunció: “En la búsqueda de la Paz debemos examinar nuestras actitudes, nuestra capacidad de empatía, nuestra disponibilidad para decidir el perdón y para ofrecerlo, nuestro compromiso para construir puentes en lugar de levantar muros y de extender nuestro circulo de compasión para abarcar a todos los seres vivos”.

EL OLIVO DE LA PAZ

Para finalizar este emotivo y singular encuentro, los líderes, junto al Ministro General y niños pertenecientes a la organización Effeta de la Escuela especial para sordomudos y otros infantes que compartieron la celebración, plantaron de manera simbólica el Olivo de la Paz, como signo de unión y esperanza entre los pueblos, mientras toda la comunidad encendía los sirios que habían recibido al iniciar la jornada.

A modo de cierre, los elencos de la UCASAL bajo la dirección del Maestro Jorge Lhez, entonaron el Himno a la Alegría, himno universal, mientras
los niños y niñas de Effeta acompañaban con lenguaje de señas. La alegría se hizo presente en cada una de las personas que asistieron a la Celebración
Ecuménica e Interreligiosa y con un mensaje claro la invitación fue hecha: Todos somos instrumentos de Paz.