Proyecto: “Salta por la paz, forma parte de este compromiso”

Proyecto: “Salta por la paz, forma parte de este compromiso”

Actores involucrados: Orden de frailes menores, movimiento focolar, Ucasal, ministerio de cultura y Turismo de Salta.

Destinatarios directos: Toda persona, institución pública o privada, organización social gubernamental o no gubernamental, referentes de otras confesiones que trabaje en pos del bien común.

Destinatarios indirectos: Comunidad en general, familiares, amigos.

Objetivo: Concientizar a la población de la necesidad de trabajar en ser constructores de paz desde el lugar donde estamos promoviendo la cultura del encuentro a través del respeto, el cuidado del medio ambiente,  la interculturalidad, la solidaridad y fraternidad.

Justificación

Este proyecto surge en el marco de la visita oficial del Ministro General, máxima autoridad de la orden franciscana en el mundo, fr. Michael Anthony Perry ofm a los hermanos menores de la Provincia San Francisco Solano en el Convento San Francisco de la Provincia de Salta  desde el  22 al 26 de abril del corriente año. Se trató de una visita fraterna que realizó a todas las Provincias del Cono Sur.

Como un gesto de su paso en medio nuestro, se llevó a cabo el encuentro Ecuménico Interreligioso realizado el día 25 de Abril en las instalaciones del Convento San Francisco con el lema: “Celebración ecuménica por la Paz: haciendo memoria, resignificando el presente nos comprometemos al futuro”, hemos reunido a referentes religiosos de nuestra sociedad para orar por la Paz.

Realmente dicho encuentro nos ha dejado un fuerte estímulo para seguir con esta tarea a partir del 2018. Desde este contexto y un llamado casi suplicante del Papa Francisco que nos invita constantemente en unirnos en trabajar por la paz.

La invitación es que todo Salta se una y juntos comprometernos en trabajar para ser constructores de paz, promoviendo la cultura del encuentro a través del respeto, el cuidado del medio ambiente,  la interculturalidad, la solidaridad y fraternidad.

La comisión de trabajo bajo el lema: “Salta por la Paz: formá parte de este compromiso”, está compuesta por el movimiento focolar, orden de frailes menores, UCASAL y la colaboración del ministerio de cultura y turismo de Salta, donde se decidió y planificó trabajar el tema de la paz a partir de los siguientes encuentros que a continuación detallamos:

Fray Tomás González Castillo,

Director del albergue de migrantes “La 72”, Tenosique, Tabasco.

Fray Tomás González es fraile franciscano. Por su labor de apoyo a miles de personas migrantes indocumentadas en su camino hacia Estados Unidos, ha recibido numerosas amenazas y hostigamientos por parte de autoridades locales y federales, así como del crimen organizado. Recibió el premio 2013 franco-alemán de derechos humanos.

Fray Tomás González Castillo, es originario de la ciudad de México. Trabaja en la Casa para el Migrante La 72 en Tenosique, Tabasco. El nombre se debe a la masacre de 72 migrantes en agosto de 2010 al norte del país; todo lo que pasó, el secuestro, la tortura y el asesinato de estas personas, se ha convertido en un símbolo que nos recuerda lo que debemos evitar. La 72 se encuentra a 60 km de la frontera con Guatemala.

Las personas con quienes trabaja son en su mayoría centroamericanas, aunque también hay algunas que son cubanas, africanas y sudamericanas. Llegan, en promedio, 70 u 80 personas por día en temporada alta y en la baja 20 ó 30. Trabajamos 24 horas al día en tres áreas:

Asistencia humanitaria (comida, bebida, hospedaje y primeros auxilios);

Defensa y promoción de los derechos humanos (gestión migratoria,

Acompañamiento en el proceso de regulación por haber sido víctimas de delito o la estancia legal en el país);

Incidencia con organizaciones para lograr una migración libre de violencia.

Los migrantes llegan en una situación de:

Extrema pobreza,

No traen suficiente dinero para seguir su camino, por ello se suben al tren carguero —La Bestia—, todos, absolutamente todos, son víctimas de algo.

Por el hecho de salir de su país forzadamente son víctimas de un sistema económico que no los soporta;

Otros del enganchamiento, del tráfico.

Al entrar a México, son víctimas de las instituciones migratorias, de la policía, de los tres niveles de gobierno, de las bandas delincuenciales, el crimen organizado y, finalmente, de una sociedad que no acaba de entender y los discrimina.

“Debemos levantar la voz para que las y los migrantes tengan un tránsito digno, que no sean víctimas, pues son quienes sufren más.”